COLEGIO 3704 SAN COLUMBANO - CIENCIA, TECNOLOGIA Y AMBIENTE  
 
  Suscribirse a Revista CTA 26-09-2017 19:50 (UTC)
   
 

Estimado profesor y estudiante si Ud. desea suscribirse a la Revista Digital CTA solo escribanos un correo a cienciaeducativa@gmail.com  y  los recibira en forma gratuita, la Revista CTA se difunde en América Latina a miles de correos de estudiantes y maestros con noticias y artículos con lo último en educación. Gracias.

            
Proyecto maestro alumno :"Educando en la Red"
El Portal de la Ciencia , Tecnología y Ambiente de la educación
Maestros y alumnos columbanos trabajando por una educación de calidad
Area de Ciencia , Tecnología y Ambiente del Colegio parroquial San Columbano
 
La Revista Electrónica CTA , es un medio virtual que permite difundir entre los escolares y maestros herramientas para mejorar o enriquecer su trabajo, invitamos a toda la comunidad educativa del Perú y América a participar de este novedoso proyecto virtual iniciado por una Institución Educativa  el cual es el primero en el Perú donde aportan maestros y alumnos, recibiremos sus aportes y lo publicaremos en esta Revista la cual se difundira a miles de correos , De antemano gracias ,  prof. Vladimir Carrión R.
 
En este número:
 
Yo Fui Lorna*

 Image

Lo empujan y le pegan a la salida del colegio. ¿Un chiste? No, maltrato. Le robaron su mochila con todos sus libros y cuadernos días antes de los exámenes bimestrales. ¿Una broma? No, abuso.

Se burlan, lo insultan y lo acosan hasta hacerlo llorar. Carlos está en tercero de secundaria, es el lorna de su clase y su vida es un verdadero infierno.

EL FENÓMENO DEL BULLYING

Es común escuchar que los chicos agarren de "punto" a alguien en el colegio y lo molesten, le pongan apodos, lo remeden o se burlen de él. Muchos suelen tomarlo como típicas bromas propias del adolescente y no les dan importancia, pero si no se interviene los acosos pueden volverse cada vez más agresivos, llegando incluso al maltrato físico.

A esta situación se le conoce como bullying o intimidación entre pares, y es bastante frecuente entre los jóvenes de 10 a 16 años. Para Marianella Mallma, psicóloga del colegio Pamer, hablamos de bullying cuando una persona es hostigada de forma reiterada y durante un periodo largo de tiempo: "La víctima empieza a verse afectada en su rendimiento académico y desarrollo personal, sus notas empiezan a bajar, él se empieza a aislar, no quiere hablar con nadie y pierde el interés por asistir al colegio".

Lo conocemos como el "lorna" de la clase y se trata de alguien que, por lo general, tiene la autoestima por los suelos. ¿Los motivos? Son diversos. Entre los más superficiales se encuentran las características físicas: el típico gordito, el del acné, el miope que usa lentes gigantescos.

Si su hijo o alumnos o tu compañeroes alguno de los mencionados, las soluciones pueden ser sencillas para estos casos: llévelo al gimnasio, no le mande cuatro panes en la lonchera, acudan a un dermatólogo, cómprele lentes nuevos. Puede parecerle una sonsera, pero la verdad es que su hijo está sufriendo y usted puede ponerle un punto final a esta situación. Los motivos más complejos son los que involucran problemas de personalidad del joven. Alguien tímido o retraído, sin capacidad de independencia o seguridad en sí mismo, puede ser el blanco de las burlas.

Es posible que la dinámica familiar haya afectado su desarrollo y ahora le cueste relacionarse con otras personas. También está el chanconcito, que es bien visto por sus profesores, pero para sus compañeros es un "franelero", un sobón, y se la agarran contra él.

En el otro lado de la moneda se encuentran los agresores. Marianella los perfila de la siguiente manera: "También tienen una baja autoestima aunque lo manifiestan de otra forma. Debido a una carencia afectiva necesitan sentirse líderes. Son hábiles para manipular a los demás y justificar la violencia. Buscan personas con poco carácter para tener la certeza de que no les van a hacer frente a sus amenazas".

BUSCANDO SOLUCIONES

No vayan a creer que es solo una etapa escolar que con el tiempo quedará en la historia. "Si no se trata puede afectar el desarrollo del joven. El que fue víctima, más adelante, quizá en la universidad, puede tener problemas de socialización para expresar o manejarse en público.

Estas personas pueden quedarse con la agresión guardada, han sufrido internamente y sienten cólera. En algún momento la ira puede salir y no sabemos cómo reaccionará. El agresor, por su parte, es alguien que ha crecido disfrutando de hacer sufrir al otro y en un futuro puede convertirse en un psicópata", comenta la especialista.

Pero no hay por qué llegar a estos extremos. El primer paso es identificar el problema. Muchas veces quien está siendo víctima no lo cuenta por vergüenza o por miedo a que su agresor tome alguna represalia, y el resto de alumnos tampoco lo dicen porque creen que es algo chistoso sin mayor trascendencia.

Los padres y profesores deben estar atentos para detectar estas situaciones, notar cuándo se está dando algún cambio extraño en el joven.

Cuando se tienen identificados a los personajes, el psicólogo del colegio debe conversar con ellos. "Primero se busca el diálogo con la víctima para que sienta seguro y tenga la valentía de enfrentar la situación.

Es importante que el joven exprese lo que está sintiendo y le haga saber a su agresor que no está dispuesto a seguir tolerando sus maltratos. Luego se habla con el agresor. Los desarrollos de personalidad de ambos no están evolucionando dentro de lo normal y deben seguir terapia. Uno se siente minimizado y el otro ha encontrado un goce a costa del sufrimiento ajeno.

La idea no es alejarlos sino encontrar un equilibrio entre ambos", dice Marianella. Finalmente se le avisa a los padres lo que está sucediendo: "A veces estas conductas vienen del entorno familiar. Se debe conocer a la familia y, de ser necesario, generar un cambio en ellos para que no sigan influyendo en el joven".

Otro punto es educar al grupo, enseñarles a ser más tolerantes, respetuosos. Aunque ellos no atacaron directamente, sí lo hicieron de forma indirecta con sus risas. Deben mejorar sus actitudes y reflexionar, dándose cuenta de que no puede darse una relación basada en la burla. "Ser adolescente no es una justificación. Ellos a veces son muy ácidos con sus críticas y sí se dan cuenta cuando están lastimando a alguien", expresa Marianella.

LA ESCUELA NO DEBE SER UNA FÁBRICA DE RENCOR

Recuerdo haber leído un artículo de Savater en el que se preguntaba por qué los maestros están tan atentos a las faltas de los alumnos (en una escuela habían expulsado a dos adolescentes por poseer marihuana) y no al sufrimiento interior que pueden llevar a cuestas (un alumno de la misma escuela se había suicidado por el acoso cruel de los compañeros).

Tal vez los aprendizajes más significativos de la escuela se dan fuera del espacio controlado por los maestros y por la institución escolar. En los patios, en los baños, en las sombras, lejos de la autoridad, transcurre la vida real en la que los alumnos interactúan y despliegan un currículum oculto que reproduce esa ley natural del más fuerte que predicaba el Calicles de Platón.

Así ocurre en la novela de William Golding, "El señor de la moscas", una lucha fratricida en la que pierde la solidaridad y la misericordia frente al goce sádico de sentir el poder de hacer sufrir a otro. De esto trata "Paco Yunque" y "Los cachorros" o "La ciudad y los perros", de Vargas Llosa, de la relación fundada en el abuso, en la descarga de la intolerancia y la falta de humanidad que unos alumnos pueden ejercer sobre otros.

¿Puede atribuirse la culpa al agredido, a ese que llaman "lorna"? No estoy de acuerdo. Pienso que el problema surge de una terrible tendencia o tentación de la condición humana que pretende anular las diferencias para imponer una homogeneidad en la que se siente satisfecha.

La víctima es diferente, esa es su desgracia personal. Y se le quiere obligar a ser como los demás, a aceptar el imperio de los valores que predica el campeón. Los maestros no pueden dudar sobre lo que deben de hacer: proteger al abusado, sancionar al abusador. Y crear el clima de respeto por las diferencias que permita a cada quien ser como es, alto, gordo, bajo, sensible, narizón, intelectual o con otro color de piel.

Es parte de la formación moral impedir que la escuela sea el aprendizaje del abuso y la fábrica del rencor. Más importante y más urgente que las matemáticas o que el plan lector.

PLAN B

Consejos para las víctimas:

• No camines aislado, trata de andar siempre en grupo.

• Encara al agresor y sin violencia hazle saber que no permitirás que te siga molestando.

• Cuéntales a tus padres y profesores lo que está pasando.

• No te calles por temor a que te señalen. Tu agresor tiene un problema y debe ser ayudado.

Para reflexionar:

¿Cómo puedes ayudar a estos niños problemas , tanto al agresor como al agredido?

¿Te animarias acercarte a tu compañero o alumno agredido y tratar de ayudarlo?

¿Cómo le puedes comunicar a los padres que tienen un hijo "lorna"?

*Adaptado de : http://www.larepublica.com.pe/content/view/226553/

Visita el Aula Virtual del Colegio Parroquial San Columbano, clic aqui

Visita el Portal de la Educación Peruana, clic aqui

REENVIA ESTE CORREO Y HAGAMOS UNA EDUCACION DE CALIDAD



--
http://cienciaeducativa.es.tl
Ciencia, Tecnología y Ambiente
Colegio Parroquial San Columbano
Prof. Vladimir Carrión Ramos
Cel: 9-99-24-47-45
 
  CIENCIA EDUCATIVA
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  EDUCANDO EN LA RED
  Publicidad
  Admininstrador Web : Vladimir Carrión Ramos
Proyecto Educativo del Area de Ciencia Tecnologia y Ambiente de la I.E. 3704 San Columbano -Condevilla / San Martin de Porres -Lima.
Es el Primer Proyecto Educativo realizado por una Institución Educativa en el Perú, la cual busca el APRENDIZAJE EN RED, de una forma cooperativa y colaborativa.
Están conectados 2 visitantes (61 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=